Por qué el tiempo es relativo pero no tu belleza.

PROTOCOLO DE COMO APLICAR CREMA FACTOR DE PROTECCIÓN SOLAR

24.01.2020 13:45

 

Hago este escrito o protocolo debido a que hay pacientes que me comentan que después de un peeling o de un tratamiento, o sencillamente después de que les han recomendado un factor de protección solar 50, les sale manchas, y se descarta causa rebote o endocrina. En principio y partiendo de la base que los factores de protección solar que venden en farmacia están testados, y que por lo tanto, la protección que dicen tener es la que tienen, cabe suponer que el problema está en que el paciente no sabe aplicarse la crema como Dios manda. Después de un tratamiento de peeling ya sea de un ácido, ya sea de láser o ya sea de cualquier otro tipo de procedimiento que una paciente se haya realizado, es fundamental que la paciente sepa utilizar las cremas de protección solar para evitar la aparición de manchas o el aumento de las que ya tenía.

En primer lugar, hay que decir que cuando de manera usual al hacer la historia clínica pregunto si se ponen factor de protección solar, la mayoría me contestan que sí muy satisfechas aunque, muchas de ellas apostillan que sólo en verano. Si les pregunto cuántas veces se ponen el factor de protección, normalmente me dicen que una, y en pocas ocasiones dos veces al día. La verdad, es que en la mayoría de los casos me dicen que se lo ponen por la mañana cuando se levantan, eso sí un factor 30 o 50, y ya para ellas están protegidas durante todo el día. Es decir, que se le ponen a las 7:00 de la mañana y están convencidas que desde las 7:00 de la mañana hasta las 8:00 de la noche siguen estando protegidas; teniendo en cuenta que entre las 14 y las 18 horas, es cuando mayor radiación solar hay, están expuestas con toda la tranquilidad del mundo. Otra de las cosas que mis pacientes me comentan es que en los días nublados, y sobre todo en invierno, por supuesto no existe el sol; así como también en pacientes que están dentro de su casa y que les entra cuantiosa luz solar, ellas piensan que están protegidas por el hecho de que si llueve no se moja pienso yo. Evidentemente, todo esto es una falacia ya que el sol a no ser que una persona esté en un sótano cerrado, o bien en un sitio donde no existan ventanas, o que éstas estén permanentemente cerradas, existe radiación solar, lo suficiente como para que después de un tratamiento, y en zonas que han sido estimuladas, recordemos que determinadas zonas pueden tener más melanocitos que otras y que por lo tanto tienen más facilidad para hacer una mancha que no otras. En resumen, los únicos pacientes que pueden obviar el factor de protección durante el día son los que viven o trabajan en una mina bajo tierra…  Los pacientes acuden al médico, asombrados de que el tratamiento que se les ha hecho para quitarle las manchas, o sencillamente después de un tratamiento, las manchas que han desaparecido durante el post tratamiento vuelven a salir de inmediato, casi de manera “espontánea” o por acto “de magia”. Si se pregunta si ha recordado ponerse el factor de protección te dicen que sí, a pesar que por el tipo de mancha ya ves que es un factor mal puesto.

Por lo tanto, vamos a dar una serie de puntos para que la paciente sepa cómo tiene que colocarse la crema de protección solar.

1. Frecuencia: la paciente tiene que ponerse la crema varias veces al día, tanto si tiene manchas como si no de forma normal;  y por supuesto, después de un procedimiento, como mucho, cada tres horas, y para ir bien, cada dos. Para algunas pacientes ello es un inconveniente ya que están maquilladas durante todo el día. La recomendación es que acudan a las cremas que llevan maquillaje y miren cuál de las cremas le ofrece un maquillaje lo suficientemente correcto para su cara. El color por ejemplo de Avène no tiene nada que ver con el color que pueda dar Isdín, o Heliocare... Eso significa, que desde que la paciente se levanta, pone los pies en el suelo, se lava la cara y se pone su crema hidratante, de inmediato, ha de ponerse su factor de protección y después, puede subir la persiana para que entre luz de día. Y a partir de aquí la crema se ha de poner cada dos o tres horas máximo siempre que estemos en sitios donde haya luz, y cuando digo luz me refiero a luz solar, es decir que si apagamos todas las luces de la estancia podemos ver o distinguir elementos en la habitación, es decir hay luz; o, por el contrario no vemos nada y esta oscuro cual cueva de lobo.

2. Cantidad: el cómo se pone la crema es tan importante como el cuantas veces la ponemos. La crema de factor de protección tiene que ponerse siempre a saturación y de manera homogénea. Es decir, seguir poniendo crema hasta que vemos que la piel no la absorbe. Al concluir, reforzar la zona donde hay manchas para intentar que dicha zona tenga un plus de protección. Y esto lo haremos en todas y cada una de las veces que nos pongamos la crema. Así pues, la crema se ha de poner en abundancia y desde las zonas más sensibles a las zonas menos sensibles; como son desde zona central de la cara, es decir desde la zona mentó buco nasal, pómulos, mejillas hacia la zona de mandíbula, cuello y frente. Además, la crema hay que ponerla en general, de manera homogénea, es decir, no dejar zonas con menos crema que otras; en las manchas si se quiere se podría poner un plus como hemos dicho arriba. Recordar también que las orejas existen, y que por lo tanto es una zona que también tendremos que, si no está oculta por el pelo o porque llevamos sombreros, poner factor de protección solar, asi como en escote, manos y pies, dependiendo las zonas que llevemos expuestas. Es frecuente ver lesiones pre cancerosas en las orejas y en las manos.

3. Calidad: recordemos que cuando ponemos la crema lo hacemos normalmente con los dedos que no son una superficie plana sino que tienen oquedades que van a influir en la calidad de cómo ponemos la crema. Por lo tanto, es muy importante que la crema esté puesta de manera homogénea en toda la cara y no haciendo como surcos. Tengo pacientes que después de toda la propaganda que hemos visto en medios de comunicación y dichas por los dermatólogos, empezaron a ponerse las cremas de factor de protección, y curiosamente, es entonces cuando les salieron las manchas. Siempre me preguntaba el porqué, hasta que decidí que las pacientes me dijeran cómo se ponían la crema y vi que dejaban zonas en donde casi no había crema y zonas donde había enorme cantidad de crema debido a la anatomía de los dedos y a que un diestro le es más fácil cubrir el lado derecho que el izquierdo . Por lo tanto, se exponían al sol pensando que estaban bien protegidos y acaban con manchas.

Como conclusión recordar, la cantidad, la frecuencia, la calidad y la homogeneidad de cómo ponemos las cremas y como tendremos que ser absolutamente cautos para no tener problemas. Lo ideal es que si uno o una, no se sabe si lo está haciendo bien, lo mejor es ponerse delante de un espejo y mirar si dejamos zonas sin o con poca crema. En cuanto tengamos el suficiente entrenamiento, lo haremos ya de manera automática y no habrá ningún problema.

Contacto

Dr. Federico Miralles Fernández

fmf27021@me.com

Barcelona. España.

Buscar en el sitio

© 2011 Todos los derechos reservados.

Creado con Webnode